miércoles, 10 de marzo de 2010

DB en el centro minero de Kami, Bolivia

8 marzo: Kami: bien de madrugada la urna partió para el centro minero de Kami, ubicado a unos 90 kilómetros de Cochabamba y a 4.000 metros de altitud. Las dificultades del camino y las condiciones del camión hicieron difícil y lento el viaje. Sin embargo, se pudo llegar gracias al buen tiempo y a la pericia del conductor. Ya antes de llegar a Villa Pereira, una caravana de motociclista dio la bienvenida y escoltó al camión durante el resto del trayecto. En la Villa Pereira los niños de los núcleos escolares cercanos, la banda del internado y las autoridades locales saludaron saludó a Don Bosco con música y agitar de banderas. Lo mismo sucedió en Lipichi. De ahí, con una escolta acrecentada, por fin la urna hizo su entrada al pueblo en donde fue recibida por una cantidad importante de personas. Fue llevada al patio del colegio “Simón Bolívar”, regentado por las hermanas de Jesús María. Allí se desarrolló el programa preparado: palabras de circunstancia, bailes folklóricos, animaciones juveniles y mucha, mucha devoción. Todo fue presidido y coordinado por los sacerdotes que animan esa comunidad: los padres Serafino, Miguel Ángel Aimar y Pedro Quispe.

























Independencia: debido a las dificultades tenidas en el camino a Kami y previendo cualquier peligro, se tuvo que tomar la triste y difícil decisión de no ir a Independencia. La urna se quedó un poco más de tiempo en el centro minero y después partió rumbo a Sucre. Sin embargo, para no decepcionar y dar un poco de consuelo a todas las personas de Independencia que estaban esperando a Don Bosco, el P. Inspector acompañado del P. Aparicio tuvieron que viajar hasta esa localidad. Obviamente, se notaba un cierto desánimo y frustración, de todos modos se celebró la eucaristía, presidida por el P. Juan Pablo y concelebrada por los sacerdotes encargados de la zona: P. Tomás Mamani y P. Ramiro Garabito. Posteriormente se continuó con el programa previsto. Aunque menguados por este imprevisto, el entusiasmo juvenil y el amor por Don Bosco permanecieron vivos y presentes en toda Ayopaya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios, puedes compartir los preparativos para recibir a Don Bosco en tu Inspectoría